Película 'Conversación en la Casa Blanca'

¡Riiing!
Primera y única escena
Plano medio
El presidente de Estados Unidos se encuentra plácidamente sentado con los pies en la mesa de su despacho... Hasta que suena el teléfono rojo (el que antes solo usaba la URSS y ahora es el de los “mercados”). El mandatario salta asustado y se acerca tembloroso al teléfono.

¿Jefe? —le sale un gallito, así que debe repetir la palabra— ¿Jefe?
Oye, platanazo, te estoy viendo por el Google Maps. ¿Qué haces tan relajado?
Jefe, jefe, lo siento. Ya sabe, es la típica pose americana del empresario tejano...
Ya cállate, que a mí no me vas a florear bonito como tú sabes. ¿Has visto las noticias?
Sí, por supuesto, soy el presidente de los Estados Unidos de América, debo estar informado: Shakira ha roto con Piqué, Perú empezará las eliminatorias, la duquesa de Alba bailó sevillanas...
¡Imbécil! No eres más imbécil porque no eres más grande.
Jefe, pero son las noticias del pueblo, las que uno siempre...
Mira lo que está pasando en Wall Street.

Primer plano
Se aprecia la cara del presidente frente a las luces de la pantalla de un ordenador. Su rostro se transfigura desde la inocencia hasta el terror. Sus ojos sobresalen y se mueven desorbitadamente y empieza a comerse las uñas con desesperación hasta que se levanta bruscramente gritando.

Plano medio
Con permisito dijo Monchito, y este presidente renuncia a su puestecito— dice el mandatario mientras sale momentáneamente del plano.
¡Tú te quedas!— vociferan los "mercados".

El presidente vuelve al plano de la cámara caminando de puntillas, con los brazos en posición "perrito" y encorvado.

¿Yo? ¿Pero qué tengo que ver en esto? Yo SOLO soy el presidente de los Estados Unidos de América; NO soy los “mercados”.
Tú estás, recuerda, para que la gente te odie; para que te echen la culpa de todo. Eres, recuerda, nuestro testaferro... y para que, de paso, en el mundo odien a los estadounidenses, que eso también nos sirve. ¡En su imaginación, la gente necesita ubicar a sus enemigos!
Jefe, jefe... Ya no se pase, está bien la sinceridad, pero uno no tiene que estar escuchando esas cosas tan feas.
Entonces, vuélvete a sentar. Y piensa en algo antes de que un chófer o un guardaespaldas te mate, como al otro demócrata que se quiso pasar de listo, el mujeriego de Kennedy... Quisimos amenzarle con las llamadas grabadas que tenía con Marilyn, pero se hizo el valiente y...
Tampoco es necesario amenazar así, jefe... A ver, déjeme pensar. ¡Ya sé, me meteré a Google!
Apúrate.

Oh, hasta que se murió...
¿Qué pasa?
No, mejor no le digo, que me puede regañar por distraerme con noticias que no tienen nada que ver con Wall Street y el sistema capitalista que se nos cae a pedazos.
Ok, pero igual cuenta. Me ha dado curiosidad. ¿Quién se ha muerto?
Steve Jobs, se ha muerto el man...
¿Quéee?
Le dije que se iba a molestar.
¡No, imbéeecil! Has dado con la clave y ni te has dado cuenta.
¿Sí?
¡Por supuesto! Figura pública conocida por los seudointelectuales y modernos, quienes a su vez influencian a toda la masa restante...
¿Pero a quién le va a dar pena eso? No es Muhammad Alí o Michael Jackson... Además, es un, perdón por la palabra, pero es un puto capitalista (palabra que usan los indignados de Wall Street).
No interesa, basta con llamar a nuestros medios de comunicación afines y ellos inflarán la noticia. Vas a ver cómo elevamos a la categoría de gurú al tío ese. ¡¡¡Todos empezarán a postearlo!!!
Jefe, con el debido respeto, la gente no es tonta. Estados Unidos, el país que cuenta con la mejor democracia del mundo, donde los valores de libertad y de libre opinión están tan arraigados, donde una negra que es camarera puede meter en la cárcel al jefe del FMI, donde puede haber un Michael Moore sin que lo asesinen... ¡Nada en este mundo podría competir con el movimiento de los indignados en las entrañas del país más poderoso y libre del mundo! Además, no podemos hacer como en Chile, agarrándolos a bolillo limpio; como en España, donde les hicieron bailar batucada para que se tranquilicen; o como en Siria, donde simplemente se les mandó matar... ¡Ni la muerte de Lady Gaga podría competir con una noticia así!
Cholito...
Diga, jefe...
No es que la gente sea tonta, simplemente no tiene opción. La gente sabe que sus billetes de dólar no valen nada, pero siguen comprando con ellos... porque no tienen opción. De igual forma, no debemos darle opción de información. ¡Copemos los diarios, la televisión y la red con Steve Jobs! Que nuestros chacales del Facebook empiecen a colar la noticias y la gente caerá redondita. Hasta sentirán pena de alguien que casi nunca ven en los medios.
Tengo mis dudas sobre la eficacia de esta medida...
Tiene que funcionar.
¿Y si no?
Tienes dos hijas muy bellas, ¿sabes?
Este... Jefe, esto funcionará. No se preocupe. ¡Tiene mi palabra!

THE END'A

Francisco Estrada. Barcelona, 7 de octubre de 2011

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué grande. Mencanta (del verbo mencantar).

http://www.youtube.com/watch?v=OWtALcPv_vw

francisco estrada dijo...

jajajaja
qué buena secuencia...